Terror World

**Welcome to the Terror World**
 
ÍndiceBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 El Ave Fénix ~ Ejercicio Teórico

Ir abajo 
AutorMensaje
Keira M. Winslow
Administrador
Administrador
avatar

Cantidad de envíos : 437
Localización : *Vigilándote*
Fecha de inscripción : 16/03/2008

MensajeTema: El Ave Fénix ~ Ejercicio Teórico   Vie Mar 28, 2008 12:44 am

AVE FÉNIX

Más conocido con el nombre de “ave fénix”, el Phoenicoperus -tal como la bautizaron los helénicos- es un ave mitológica oriunda de leyendas popularizadas en Medio Oriente, norte de África e India. Su tamaño es semejante al de un águila -con quien también comparte la fortaleza de sus garras y de su pico- y su plumaje varía entre las gamas del rojo, el amarillo y el naranja.
Según esta mitología, el Fénix habitaba el Jardín del Paraíso; su hogar era un rosal. Cuando la pareja primigenia (Eva y Adán) fue desterrada de allí por un ángel, de la espada de este ser angélico brotó una chispa que desató el incendio de su nido.
Sin embargo, por ser el Fénix el único ser que evitó comer la fruta prohibida, recibió un regalo sin precedentes: el don de la inmortalidad. Desde entonces, es capaz de renacer de sus propias cenizas. También se le atribuye otra habilidad: la de curar enfermedades o dolencias al sólo contacto con sus lágrimas.
El ave conocía el momento en que moriría… La víspera de su muerte, preparaba un lecho de hierbas olorosas, ponía un huevo -al que empollaba durante algunos días- y después se auto-incendiaba. La mitología no precisa si el pájaro comenzaba a arder accidentalmente o por efecto de su voluntad.
Se dice que el Ave Fénix habitaba en los desiertos arábigos y que su aspecto se parecía al de una gran garza, mientras dos plumas se asomaban sobre su cabeza a manera de cresta.
En Egipto se la consideraba una deidad protectora de los difuntos, además de representar la Inmortalidad y el renacer a la nueva vida. Construyeron en su honor un templo en la ciudad de Heliópolis, considerada sitio sagrado al que esta ave regresaba cada quinientos años a morir y resurgir de sus propias cenizas.
Durante la Edad Media se asoció este pájaro con el planeta Venus. En la iconografía medieval se lo representó como una garza que portaba una tiara blanca semejante al sol, además de las dos plumas mencionadas anteriormente.
Las crónicas del historiador helénico Heródoto también mencionan al Ave Fénix, indicando que ésta elaboraba un nido de incienso que luego incendiaba. De allí brotaba un pequeño gusano que, al contacto con el fuego, se convertía en pájaro. Y así sucesivamente, cada medio milenio.
En griego, “phoenix” significa “fabulosa ave fénix”, nombre que está emparentado con la voz -también helénica- “phoenix”, que quiere decir rojizo o escarlata. El origen de esta animal fantástico -sumamente aprovechado por la literatura universal- se remonta a los desiertos de Etiopía y Libia.
Los griegos lo bautizaron “phoenicoperus”, un apelativo que hace alusión a sus alas rojizas. Tal vocablo se popularizó a través de la Europa conquistada por Roma.
Los helénicos adoraban esta ave de alas perfumadas que se prendía fuego sola en el altar del sacerdote Heliópolis.

EJERCICIOS

1- Haz una redacción (con imágenes) de los siguientes tratados:
Arrow El fénix y la egiptología.
Arrow El fénix y la antigua Alquimia.
Arrow Fénix, Piasa y el Pájaro de Fuego.
Arrow Etimología del Ave Fénix.

2- ¿Dónde suelen habitar los fénix?

3- ¿De qué se alimentan?

4- ¿Qué hay que hacer cuando mueren?

5- Di 4 razones a favor de los fénix, y otras 4 en contra.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://planetterror.foroactivo.com.es
Link Kira
Prefecto Gótico
Prefecto Gótico
avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 29/03/2008

MensajeTema: Re: El Ave Fénix ~ Ejercicio Teórico   Sáb Abr 12, 2008 9:43 pm

1-Haz una redacción (con imágenes) de los siguientes tratados:


El fénix y la egiptología.



El nombre egipcio del vocablo helénico Fénix
es “Bennu” o “Belu”. Se lo considera heredero
de Ra (deidad del Sol) y símbolo de Osiris. Su ciudad sagrada, donde se rendía
culto de sus dones, era la egipcia Heliópolis.


La cualidad esencial de este ser era la de “crearse a sí
mismo”, por ello representaba a Ra-Atum... La mitología
egipcia indica que este gran pájaro viajaba de Arabia hasta su templo sagrado
cada medio milenio, que es el promedio de años que cumplía desde su nacimiento
hasta su deceso (otras versiones sostienen que perecía a los 7007 años). Su
llegada y partida determinaba los ciclos del tiempo, por ello Heliópolis llegó
a ser el centro de regulación y legislación del calendario.


Durante el período medieval se lo relacionó con el planeta
Venus (de éste se decía que era “guía” del sol). La iconografía egipcia suele
representar al Fénix con una corona llamada “atef”; su
santuario fue bautizado con el nombre “Hut-Benben” (que significa “la casa del
obelisco”).


El Fénix ha sido un símbolo recuperado por la
astrología. Antiguos astrólogos lo han vinculado con la “revolución sideral”
porque creían que la concepción de un nuevo Ave Fénix señalaba
el inicio de una era novedosa para la humanidad. Durante el gobierno del
emperador romano Claudio se capturó una de estas aves en Egipto, que fue
llevada a Roma. Y se dio inicio a una nueva etapa en la Historia del Imperio.


De las culturas arcaicas, asentadas en las costas del Mar
Mediterráneo, nos llegaron diversas versiones de la leyenda del Ave
Fénix. Algunas variantes indican que resurge de sus cenizas cada
milenio, otras señalan que lo hace cada quinientos años, pero todas coinciden
en que se trata de un ave única en su especie, de belleza incomparable, que
periódicamente muere envuelta en llamas. Es un símbolo de la “palingenesia”
deseada por la Humanidad (la “palingenesia” alude a la doctrina del Eterno
Retorno, defendida por los estoicos).


El tratadista alquímico Michael Maier describe esta criatura
con cuello de cuello color púrpura, rodeado de un collar dorado, con su cabeza
adornada con un penacho rutilante como el rubí, con alas blanquecinas en la
parte delantera y rojizas por detrás.


Maier indica también que este animal migra a Tebas cada diez
siglos para morir, feliz de terminar sus días con la esperanza segura de
resucitar.


La mitología egipcia del siglo XIII a.C. manifiesta que,
cuando el primer dios era Belu (la “garza púrpura”),
su graznido dio inicio al Tiempo. El “Belu” (semejante al ave fénix)
era considerado como la deidad responsable de rescatar al mundo del caos y la
oscuridad.


Por otra parte, la mitología griega
afirma que la hermosura del canto del Fénix fue capaz de hacer que Apolo, el dios Sol (Febo Apolo),
detuviera su carroza para oírla... Pero al reiniciar su viaje, las chispas de
las patas de sus caballos prendieron fuego al nido y el Fénix pereció en un incendio de perfume y apasionadas canciones.
Después de tres días, un Fénix renovado
resurgiría de sus escombros para retornar al Paraíso.


El fénix y la antigua Alquimia.



La naturaleza del Fénix también se refleja en
el mundo vegetal: la palmera bautizada “Fénix” da frutos de
color rojo que brotan solamente después de un incendio, sobre las hojas
chamuscadas por el fuego… Tal como cuenta la leyenda del ave.


Se conoce como “alquimia” a una de las
antiguas ciencias egipcias inspiradas en el Libro de los Muertos
y en el culto al Fénix. Esta disciplina seudo-científica
indagaba conocimientos que le permitieran transformar cualquier metal en oro.
Además, los antiguos alquimistas buscaban convertir la imperfecta naturaleza
del hombre a un grado elevado de perfección espiritual.


Los alquimistas solían evocar figuras
ornitológicas -es decir, imágenes de aves- combinándolas con fórmulas químicas
y cifras provenientes de la física mientras el alquimista meditaba sobre su
evolución espiritual, esperando alcanzar el estado de clímax.


Símbolo de esta integridad espiritual era la “cola del pavo
real”, dada la belleza de sus múltiples colores, extraídos de la piedra
filosofal que representaba la “sabiduría secreta”. Los alquimistas solían
incluso someterse a la muerte para experimentar una reencarnación parecida a la
de Ave Fénix, pero en un estadio espiritual más elevado.


Una aclaración geográfica: existió una ciudad llamada Tebas en
el antiguo Egipto pero también en Grecia. De la misma manera, el culto del Ave
Fénix fue compartida por ambas culturas.


La Tebas egipcia se llamó Wasit o Niut y fue
largos años capital de la nación. Se halla ubicada a ambos lados del río Nilo,
distante unos setecientos kilómetros de El Cairo, mientras que la antigua Tebas
griega se hallaba en la región de Beocia, al norte del monte Citerón y noreste
de Atenas. Fue una de las ciudades helénicas más celebradas y mencionadas en la
mitología y en la leyenda clásica.


En relación al Fénix, su nombre científico es
“Phoenos inmortalis” y su hábitat frecuente son los terrenos arbolados y
abiertos. Mide entre 2,5 y 3,5
metros aproximadamente. Con respecto a su distribución,
la leyenda indica que nació en la India y más tarde adoptó la ruta migratoria
de Egipto vía Oriente Medio.


Se trata de un ave única, que no puede reproducirse de manera
convencional, como los demás animales. Cuando el Fénix intuye
que se aproxima el final de su vida, acumula plantas aromáticas (incienso,
cardamomo y resinas) y elabora un enorme nido expuesto a los rayos solares. El
calor enciende las hierbas secas y el ave se incendia junto a las mismas.
Minutos más tarde nacerá una oruga diminuta que, poco a poco, se irá
desarrollando hasta volver a ser el Fénix original cuya
primera tarea será depositar en un tronco hueco los restos de su padre.


Entre los paganos, este animal fabuloso simbolizó la castidad
y la templanza.


Fénix, Piasa y el Pájaro de Fuego.


Los indios de Norteamérica tienen profundamente arraigada la
convicción de la existencia de unos pájaros de descomunales dimensiones, a los
que denominan “pájaros de trueno” o Thunderbirds,
que forman parte de sus tradiciones y que, incluso, algunos ancianos afirman
haber visto en ocasiones.


A estos gigantescos seres voladores, que también llaman “pájaros
de fuego”, los representan sucesivamente como un águila, un halcón, un
cóndor o un reptil alado (ocasionalmente, y según los lugares, están asociados
a las ballenas).


“Es el ave que remata los totems norteamericanos -escribe
Peter Kolosimo-, la Serpiente Emplumada azteca, el cóndor sagrado de muchos
pueblos amerindios, Abmuseumbak, monstruo alado de la India, el
dragón volador de China, el halcón de Zimbabwe, el Ave Fénix que cada
quinientos años se aparecía en Heliópolis, Egipto, renacida de
sus propias cenizas tras haber sido quemada por el Sol de un nido que ella
misma se preparaba.”


En los monumentos de este artista apellidado Kolosimo,
oriundo de Zimbabwe (la antigua Rhodesia), aparecen representaciones de
animales, entre ellas, de una extraña ave, muy parecida al conocido Pájaro de
Trueno de los aborígenes de América del Norte, tan visto en postes y totems.


El Fénix y el Pájaro de Trueno guardan
similitudes con otra ave conocida como “Piasa”. Se trata de un
ave legendaria, de grandes proporciones, que según los indios de Illinois
(pertenecientes a la etnia del mismo nombre y al grupo lingüístico
“algonquino”) atacaba y devoraba a los mismos hombres.


Curiosamente, en Estados Unidos y Canadá se producen -al
parecer- apariciones de grandes aves… Algunos creen que se trataría de
“teratórnidos”, especie de gigantescos buitres depredadores, a los que se
suponía extinguidos desde el Pleistoceno (principios de la Era Cuaternaria). No
obstante, animales considerados extinguidos han sido vistos -con la
consiguiente sorpresa de los estudiosos- repetidas veces por dicha zona.


A su vez, estas aves fabulosas se relacionan con el monstruo
alado llamado “Yetso”, el más terrible de toda la mitología de
los indios navajos, culpable de haber devorado a todos los habitantes de Dinetah
(el Pueblo Sagrado). Fue abatido por las flechas-rayo del Hijo del Sol e Hijo
del Agua (también conocidos como los Héroes Gemelos), tras memorable combate.


Desde aquel día, y de eso hace muchos
siglos, la sangre de Yetso -que manó abundantemente- recubre de lava el valle
situado entre el monte Taylor y la actual ciudad de Grants (entre Gallup y
Alburquerque, Nueva México). En el viejo volcán de Shiprock (próximo al Río San Juan), considerado “Montaña Sagrada”, los
indígenas afirman que yacen los restos del colosal ser alado.



Etimología del Ave Fénix



En griego, “phoenix” significa “fabulosa
ave fénix”, nombre que está emparentado con la voz -también helénica-
“phoenix”, que quiere decir rojizo o escarlata. El origen de esta animal
fantástico -sumamente aprovechado por la literatura universal- se remonta a los
desiertos de Etiopía y Libia.


Los griegos lo bautizaron “phoenicoperus”, un
apelativo que hace alusión a sus alas rojizas. Tal vocablo se popularizó a
través de la Europa conquistada por Roma.

Los helénicos adoraban esta ave de alas perfumadas que
se prendía fuego sola en el altar del sacerdote Heliópolis.


Pero además de ser un símbolo pagano, también se lo conoce en
la religión cristiana: se piensa que es el único ser vivo del Edén que resistió
la tentación, y que el premio por su fidelidad fue convertirse en una criatura
eterna. Por ejemplo, en la cultura egipcia, representa al astro Sol que muere
por la noche y renace al alba.

También se han estudiado vínculos entre el Fénix
y los “pájaros de fuego” autóctonos de la mitología aborigen
americana.

En el Judaísmo también hallamos referencias a las cualidades
del Ave Fénix. Este culto afirma que el “chol” fue el único
animal del Paraíso Terrenal que no vaciló en respetar la prohibición divina.
Los egipcios retomaron estas referencias dándole al ave el nombre que hoy
conocemos, vinculado a su etimología griega.

Los cristianos primigenios -aún durante la dominación del
Imperio Romano- estuvieron influidos por las creencias helénicas y
transformaron esta singular criatura en un signo vivo de la inmortalidad y la
resurrección.

Pero además, el Ave
Fénix es considerada una metáfora viviente de la
“esperanza”, ya que simboliza la fe que jamás debe desaparecer en el hombre, a
pesar de los obstáculos.

2- ¿Dónde suelen habitar los fénix?

Según dicen, los fénix viven en lo alto de las montañas,
como por ejemplo en Aràbia y en Inglaterra. En tiempos antiguos habitaba en
china y en Egipto, pero ahora no hay símbolos de ningún pájaro por esas tierras


3- ¿De qué se alimentan?


Los aves fénixs se alimentan básicamente de gusanos de
tierra fértil. Antiguamente se alimentaban de pájaros inocentes, pero en la
actualidad no tienen esa labor.

4- ¿Qué hay que hacer cuando mueren?


Hay muchas posibilidades de ayudar un fénix a morir, yo diré
una de ellas.

Cuando un ave de fénix muere tienes que recoger todas las
cenizas y centrarlas en un recipiente que no sea excesivamente pequeño. Cuando
hayas cogido todas las cenizas, se pone un poco de agua en ellas y aparecerá
unas pequeñas llamas de fuego y al cabo de un día el nuevo fénix estará en ese
recipiente, gracias a las cenizas de su “padre”.

5- Di 4 razones a favor de los fénix, y otras 4 en contra.

A favor:

Te ayudan cuando tienes problemas (Ejemplo en la película
de Harry potter)

No les tienes que poner comida, se saben cuidar solos

Tienen un pelaje muy bonito

Cuando se mueren te hace lástima pero no hace falta que te
compres otro

En contra:

La mayoría son demasiado buenos

No me gustan en absoluto

Su color es demasiado rojo

Te cogen mucho cariño
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
El Ave Fénix ~ Ejercicio Teórico
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» El joven rico.
» Dracma ibérico 218-195 a.C.
» SOLOMILLO IBÉRICO A LA MOSTAZA
» Archivo histórico de la EMT de Madrid (Datos, fotos y más)
» VAMOS A HACER EJERCICIO!!!

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Terror World :: Las Clases :: Clases de Criaturas Mágicas-
Cambiar a: